Mi pasión es la escritura femenina. De niña, en verano, mi madre no nos dejaba salir a jugar por las mañanas si no habíamos escrito antes algo, aunque fuera una línea. Para mí era un reto fascinante, porque me salía. Ma encanta la belleza de las palabras, su textura, su sonido, los ritmos de la combinación de unas palabras con otras, los matices de sentido que traen, el sentir que regalan.

Testimonio

Autor de testimonio

Otros casos de éxito